martes, 6 de diciembre de 2016

SECRETOS IMPERFECTOS


Dos autores para una novela, los creadores de The Bridge comienzan una serie en Estocolmo.
El grupo de Delitos Violentos y un antiguo psicólogo del mismo. Secretos y más secretos pueblan este retrato negro de un pueblo sueco lleno de familias aparentemente normales...

Un brillante equipo policial, dirigido por el experto criminólogo Torkel Höglund, sigue la pista al asesino, Torkel es un hombre de mediana edad, separado y cumplidor de las normas hasta la extenuación con él trabaja Úrsula, experta en escenarios del crimen, con la que mantiene una relación complicada y dos jóvenes "cachorros" de la policía sueca, Billy experto en tecnologías y Vanja irascible, pagada de si misma, joven e impulsiva.
Cuando un joven de 16 años aparece brutalmente asesinado en Västerås, la policía local avisa al grupo de Crímenes Violentos de Estocolmo que se traslada al pueblo para iniciar la investigación, ahí se encuentran con su pasado, en la persona de Sebastian Bergman eminente psicólogo experto en perfiles criminales que en tiempos pasados trabajó en la Unidad de la que salió bruscamente, sin explicaciones para desaparecer durante años....
Los personajes están bien perfilados pero por encima de todos destaca Bergman, torturado, soberbio, maleducado, mujeriego,  carente por completo de empatía y brillante, muy brillante. La relación con sus "compañeros" se complica hasta extremos inimaginables mientras la investigación se complica extraordinariamente, las pistas no conducen a ninguna parte y los secretos afloran como las "setas en otoño"
Es una "negra-nórdica" que se lee sin tregua y cuyos personajes pueden, todavía, ofrecernos mucho¡

Me ha gustado!!!!

Un fragmento para los que quieran comenzar una nueva "serie que llega del frío":

«El hombre no era un asesino.
Se lo iba repitiendo mientras arrastraba al chico muerto cuesta abajo:
-No soy un asesino.
Los asesinos son criminales. Son mala gente. Las tinieblas les han devorado el alma y ellos, por diferentes razones, han abrazado la oscuridad y la han hecho suya, de espaldas a la luz. Él no era malo.
Al contrario.
¿Acaso no lo había demostrado en los últimos tiempos? ¿No había renunciado casi por completo a sus sentimientos y a su propia voluntad, e incluso había reprimido sus instintos por el bien de los demás?. Poner la otra mejilla. Era justo lo que había hecho él»


sábado, 3 de diciembre de 2016

MÁS ALLÁ DEL TIEMPO


Reseñado por JUAN ANTONIO CARRERA CASTILLO 5 de mayo de 2012 en LIBROS

He leído Más allá del tiempo de David Grossman. Los protagonistas son varios personajes que tienen en común que se les ha muerto un hijo. Novela triste, en parte autobiográfica, en la que el autor sabe expresar de forma admirable, con un tono poético y dramático a la vez, el dolor no cicatrizado por la ausencia de unos hijos.
Dos ideas me han impresionado.... Los hijos están todavía vivos en las mentes de sus padres y, en contraposición, son los padres los que parecen muertos y vacíos. Y la otra es textual “Está muerto, él ha muerto pero su muerte no ha muerto”.

Nada que añadir a la magnífica reseña de Juan Antonio Carrera, más que es un libro necesario para "gestionar" el dolor, duro y triste, muy intenso y nada "sentimental".
Un fragmento más amplio para que las personas que tengan dudas puedan decidir:

"EL CRONISTA: Sentados y cenando el rostro del hombre se transforma de repente. Con un gesto brusco aparta el plato que tiene delante. Un tintineo de cuchillos y tenedores. Se levanta, se queda de pie y parece no saber dónde está. La mujer se remueve en su silla. La mirada de él revolotea alrededor de la mujer sin terminar de posarse, y ella —que ya se ha visto sacudida por la desgracia— lo nota enseguida, aquí está otra vez, ya me está tocando los labios con sus fríos dedos. ¿Pero qué te pasa?, le susurra con los ojos, y el hombre la mira atónito –
—Tengo que irme.
—¿Adónde?
—A donde él está.
—¿Adónde?
—A donde él está, allí.
—¿Al lugar en el que todo pasó?
—No, no. Allí.
—¿Dónde es allí?
—No lo sé.
—Me asustas.
—Solo para volver a verlo un momento."

martes, 29 de noviembre de 2016

VIAJO SOLA



Cada vez que un autor del "frío norte" asoma la cabeza soy incapaz de resistirme a su perverso y helado influjo, por tanto he sucumbido a la novedad de Samuel Bjørk, pseudónimo con el que publica el noruego Frode Sander Øien, novelista, autor de obras de teatro, cantante, ha expuesto en diversas galerías de arte y ha traducido a Shakesperare al noruego.
Hasta este momento había publicado dos novelas: Pepsi love (2001) y Speed for Breakfast (2009), que no están traducidas al castellano.
Viajo sola es una negra-nórdica típica con todos los ingredientes necesarios para "enganchar" al lector, a saber, protagonistas conflictivos que luchan contra su pasado y aun así..... atrapan delincuentes como locos y resuelven los casos más enrevesados que suceder pudieran¡¡¡
En la Unidad de Operaciones Especiales de la policía de Oslo, el comisario Holger Munch dedica su vida al trabajo y poco más, es un cincuentón obeso, fumador, aficionado a las matemáticas y al ajedrez, separado de Marianne no pierde la esperanza de recuperarla aunque todos los indicios indican que nunca lo logrará, tiene una relación problemática con su única hija Miriam y está "loco" por su nieta. Mia Krüger es su más cercana colaboradora,  joven de vida desordenada, adicta a varios tipos de medicamentos y traumatizada por la muerte de sus padres, su abuela y su hermana gemela Sigrid; sus percepciones "extrasensoriales" son una fuente de oportunidades para resolver cualquier misterio que se presente.
La novela muestra todas las miserias y algunas más de la "sociedad del bienestar nórdica" y tiene un "sospechoso tufo" a casi todas las negras-nórdicas que he leído en mi larga vida de lectora de novela negra... en resumen, entretenida y poco más.
Tengo que decir que cuando leí la sinopsis esperaba un poquito más.
Como es habitual, os ofrezco un fragmento de la novela, para los indecisos:

"El ruido de las gaviotas despertó a Mia Krüger. Ya debería haberse acostumbrado, después de todo habían pasado cuatro meses desde que se había comprado esta casa en medio del mar, pero parecía que la ciudad no quería soltarla. En el piso de Torshov, en la calle Vogtsgate, siempre había ruidos —autobuses, tranvías, sirenas de coches de policía, ambulancias— y nunca la habían despertado. Era casi como si la tranquilizaran. Pero no era capaz de abstraerse del ruido que hacían estas gaviotas. ¿Tal vez porque el resto estaba en silencio?
Estiró la mano en busca del reloj en la mesilla, pero no consiguió ver qué hora marcaba. Parecía que no estaban las agujas, que se encontraban escondidas tras una niebla. Podían ser las diez y cuarto, o la una y media, o cualquier hora y treinta y cinco minutos. Las pastillas que se había tomado la noche anterior todavía estaban haciendo efecto. Creaban adicción, ralentizaban el raciocinio, anestesiaban los sentidos. «No se deben tomar con alcohol». ¿A quién le importaba? En todo caso, solo faltaban doce días para morir. Las cruces del calendario en la cocina lo mostraban: quedaban doce cuadrados sin tachar.
«Doce días. El 18 de abril»."

jueves, 10 de noviembre de 2016

LA CONJURA CONTRA AMÉRICA


"Año 1940, Charles Lindbergh, aviador aventurero, antisemita, filonazi y aislacionista, gana las elecciones en USA, su contrincante Franklin Delano Roosvelt inspirador del New Deal". La Conjura contra América (The Plot Against América) 2004

Este es el hilo conductor de la novela de Philip Roth, narrada por un niño de 7 años llamado, casualmente, Philip Roth que vive con su familia en un barrio judío de Newark (New Jersey). Ciertamente, el niño Roth es Philip Roth y nos relata lo que hubiera ocurrido en su propia familia, familia judía de clase media, ante el ascenso al poder de un antisemita, racista y aislacionista (América para los americanos, la sangre impura no debe contaminar nuestro gran país), a lo largo de casi 400 páginas  conocemos a su padre Hermann ardiente defensor de Roosevelt y su política, a  su madre, Bess íntegra y leal, a  su hermano mayor Sandy aspirante a artista que se "traga las promesas" populistas del aviador, a su primo Alvin heróico en su resistencia e incomprensible en su rendición, a la tía Evelyn vanidosa e inconsistente.....y a una pléyade de personajes de la comunidad judía de su barrio que reaccionan de muy diversas formas a la política que se avecina.
El narrador es un niño y es el propio Roth que asiste asombrado a los acontecimientos desencadenados por la elección presidencial y sufre la tragedia de su familia que es la tragedia de un país y una sociedad devastada por la política de un "visionario".

Esta novela ha sido calificada de ucronía ¿de verdad lo es?, a la luz de ciertos acontecimientos recientes, tal vez, sea una profecía.

Aclamada por la mayoría de la crítica literaria que la considera el corolario perfecto de la Trilogía Americana, muestra la capacidad de Roth para transformar la realidad en buena literatura y pensamiento profundo, sin perder la capacidad adictiva de su prosa.

A algunos no os habrá convencido mi "alegato", ya que soy "fan" convicta y confesa de Roth, pero seguramente, este fragmento de la novela os convencerá:

1


"Junio de 1940 - octubre de 1940
VOTAD POR LINDBERGH O VOTAD POR LA GUERRA

El temor gobierna estas memorias, un temor perpetuo. Por supuesto, no hay infancia sin terrores, pero me pregunto si no habría sido yo un niño menos asustado de no haber tenido a Lindbergh por presidente o de no haber sido vástago de judíos.
En junio de 1940, cuando se produjo el primer sobresalto –la nominación, por parte de la Convención Republicana en Filadelfia, de Charles A. Lindbergh, el héroe norteamericano de la aviación y de fama internacional, como candidato a la presidencia–, mi padre tenía treinta y nueve años, era agente de seguros y tenía una educación de enseñanza media elemental, con unos ingresos de algo menos de cincuenta dólares a la semana, cantidad suficiente para pagar a tiempo las facturas básicas, pero poco más. Mi madre, que había querido estudiar magisterio pero no se lo pudo costear, que al finalizar la enseñanza secundaria había vivido en casa de su familia y trabajado como secretaria en una empresa, que había evitado que nos sintiéramos pobres durante la peor época de la Depresión, administrando el salario que mi padre le entregaba cada viernes con tanta eficiencia como la que mostraba en el manejo de la casa, tenía treinta y seis. Mi hermano, Sandy, alumno de séptimo curso con un talento prodigioso para el dibujo, tenía doce, y yo, alumno de tercero con un trimestre de adelanto –y coleccionista embrionario de sellos, estimulado, como les sucedía a millones de niños, por el filatélico más importante del país, el presidente Roosevelt–, tenía siete."




lunes, 7 de noviembre de 2016

EL CARTERO DE NERUDA


Publicada en 1985 con el título Ardiente Paciencia, esta obra retitulada como Il Postino (película de 1994 de Michael Radford; ópera de 2010 de Daniel Catán) y en castellano El cartero de Neruda narra las peripecias de Mario Jiménez, un hombre sencillo que se convirtió en cartero con el único propósito de entregar su correspondencia a Pablo Neruda en su casa de Isla Negra.

Un argumento simple, narrado con maestría por Skármeta que con estos mimbres traza el despertar de la mente a la belleza de la poesía y acompaña este despertar de una historia de amor conmovedora, tan poética como los propios escritos de Neruda.
Es una novela corta, poco más de 100 páginas, que despierta tantos sentimientos en el lector como los que vive Mario. Condensa el autor en tan escaso continente el amor, el humor, la alegría, la sorpresa, la amistad y el amor a la literatura con una narración ágil y sensible que nos conduce de la primera a la última página sin, apenas, darnos cuenta.
Es, además, una fiel crónica de esos años convulsos que vivió Chile y que han quedado impresos en nuestras conciencias de forma indeleble por lo bueno y por lo malo. La Historia, a través de los protagonistas, la mejor forma de leer historia novelada.

Si mi opinión no os ha convencido, os ofrezco, como siempre un fragmento de esta pequeña joya que ningún amante de la lectura debería dejar de leer:

" —Poeta y compañero —dijo decidido—. Usted me metió en este lío y usted de aquí me saca. Usted me regaló sus libros, me enseñó a usar la lengua para algo más que pegar estampillas. Usted tiene la culpa de que yo me haya enamorado.
—¡No, señor! Una cosa es que yo te haya regalado un par de mis libros, y otra bien distinta es que te haya autorizado a plagiarlos. Además le regalaste el poema que yo escribí para Matilde.
—¡La poesía no es quien la escribe sino de quien la usa!
—Me alegra mucho la frase tan democrática, pero no llevemos la democracia al extremo de someter a votación dentro de la familia quién es el padre."


domingo, 23 de octubre de 2016

PATRIA


Me la recomendó un amigo donostiarra y me dijo que sería lo único bueno que sacaría de una "aciaga guardia" que compartimos, pues bien, no podía tener más razón.
He leído Patria, casi de un tirón y son más de 600 páginas de historia española, de historia vasca, de historia propia.
Pero ¿es Patria una novela histórica?, en cierto modo. ¿Es una novela sobre ETA?, en cierto modo. Patria es una novela... de sentimientos, de personas, de familias.
¿Es equidistante el autor?, no, el autor condena la violencia, sin paliativos y describe con dolor y con una gran maestría la vida en un pueblo de Euskadi, a través de dos familias euskaldunas, utilizando como hilo conductor a las madres. Son Miren y Bittori las protagonistas de la novela y, a través de ellas, vivimos la vida del pueblo, la de sus hijos y sus maridos, transformando ese pueblo en el centro de la historia de Euskadi, en el centro de la historia de España.
Todavía me cuesta poner en palabras lo que he sentido leyendo Patria, me cuesta describir el ambiente que se respira a lo largo de toda la novela, me cuesta confesar que he derramado alguna lágrima y no me cuesta confesar que la he leído sin tregua, con dolor y con placer.
No me cuesta, tampoco, recomendarla encarecidamente¡¡¡


Con un fragmento no puede, en modo alguno, expresarse toda la complejidad de Patria, pero no me resisto a poner el principio de la novela, por principios más que nada:

                                                                                                                                      1
                                                                                                 Tacones sobre el parqué


Ahí va la pobre, a romperse en él. Lo mismo que se rompe una ola en las rocas. Un poco de espuma y adiós. ¿No ve que ni siquiera se toma la molestia de abrirle la puerta? Sometida, más que sometida.
Y esos zapatos de tacón y esos labios rojos a sus cuarenta y cinco años, ¿para qué? Con tu categoría, hija, con tu posición y tus estudios, ¿Qué te lleva a comportarte como una adolescente?
Si el aita levantara la cabeza...
En el momento de subir al coche, Nerea dirigió la vista hacia la ventana tras cuyo visillo supuso que su madre, como de costumbre, estaría observándola. Y sí, aunque ella no pudiese verla desde la calle, Bittori la estaba mirando con pena y con el entrecejo arrugado, y hablaba a solas y susurró diciendo ahí va la pobre, de adorno de ese vanidoso a quien nunca se le ha pasado por la cabeza hacer feliz a nadie. ¿No se da cuenta de que una mujer ha de estar muy desesperada para tratar de seducir a su marido después de doce años de matrimonio? En el fondo es mejor que no hayan tenido descendencia.
Nerea agitó brevemente la mano en señal de despedida antes de meterse dentro del taxi. Su madre, en el tercer piso, oculta tras el visillo, desvió la mirada. Se veía una amplia franja de mar por encima de los tejados, el faro de la isla de Santa Clara, nubes tenues a lo lejos. La mujer del tiempo había anunciado sol.

Y ella, ay, qué vieja me estoy haciendo, volvió a mirar la calle y el taxi ya se había perdido de vista.